Conciencia ecológica sobre ruedas

De montaña, de carrera, de paseo e, incluso, de bambú. Todas ellas pueden convertirse en una alternativa al automóvil privado en los desplazamientos urbanos. Deporte y conciencia ecológica viajan juntos en bicicleta.

 

Para evitar riesgos, los ciclistas deben cumplir las normas de circulación y señalizar su maniobras.(Foto: EFE)

Para evitar riesgos, los ciclistas deben cumplir las normas de circulación y señalizar su maniobras.

La falta de espacio, el exceso de ruido y la contaminación son contrariedades habituales en las grandes ciudades. Estos problemas de habitabilidad “están relacionados con el uso excesivo del coche”, sostiene Paco Segura, portavoz de transporte de Ecologistas en Acción.

Según explica Segura, “en una utilización urbana, un coche emite una media de entre 160 y 170 gramos de CO2 por kilómetro”. Aparte de este gas de efecto invernadero, los automóviles expulsan “gases contaminantes, perjudiciales para la salud”, afirma. Pero cuando se trata de este tipo de gases, la cantidad es más difícil de valorar pues “depende del estado del vehículo”, asegura.

“Las ciudades que han apostado por eliminar coches tienen muchísima más calidad de vida”, añade. Precisamente, las ciudades son los lugares en los que resulta más fácil sustituir el coche por la bicicleta, declara Segura.

Con el objetivo de promocionar el uso de este medio de locomoción, cada 19 de abril se celebra el día mundial de la bicicleta.

 

Largo recorrido

Los participantes en el Tour de Francia recorren alrededor de 3.500 kilómetros cada verano. Pero desgraciadamente no todo el mundo cuenta con las piernas y la resistencia física de Miguel Indurain, de Lance Armstrong o de tantas otras leyendas de la ronda gala.

Los ciudadanos de a pie aficionados a pedalear pueden combinar la bicicleta con el transporte público cuando el trayecto sea un poco más largo de lo habitual.

Para los usuarios de la bicicleta, una de las principales ventajas de este medio de locomoción es que se trata de un transporte puerta a puerta.(Foto: EFE)

Para los usuarios de la bicicleta, una de las principales ventajas de este medio de locomoción es que se trata de un transporte puerta a puerta.

Paco Segura recomienda “llegar en bicicleta desde casa a la estación de transporte público más próxima, subir con la bici, ir a la estación más cercana al lugar de destino y hacer el último trayecto pedaleando”.

Los expertos de la revista “Consumer” afirman que la bicicleta es el medio de transporte urbano más rápido. “Los embotellamientos habituales de las horas punta se sortean con más facilidad en bicicleta, en especial si se pedalea por los cada vez más numerosos carriles-bici de las ciudades”, apuntan.

“La bici es muy práctica. Te da una libertad y una autonomía que el coche no puede ofrecer en la ciudad”, opina Iñaki Díaz-Etura, miembro de Pedalibre, una asociación de usuarios de la bicicleta. Es, en definitiva, “un transporte puerta a puerta”, indica.

Pero adentrarse por las arterias de la ciudad dando pedales entraña su riesgo. Iñaki sostiene que el ciclista debe “sentirse parte del tráfico, hacerse ver, cumplir las normas y señalizar sus maniobras”.

“Si conduces la bici de manera responsable y con la precaución debida, no debería pasar nada”, añade.

Pero no se hicieron las bicicletas solo para circular por la ciudad. Pedalibre promueve una iniciativa llamada cicloturismo que consiste en hacer viajes en bici.

Cada año en abrill se celebra el día mundial de la bicicleta con el objetivo de motivar a los ciudadanos para que utilicen este medio de transporte.(Foto: EFE)

Cada año en abrill se celebra el día mundial de la bicicleta con el objetivo de motivar a los ciudadanos para que utilicen este medio de transporte.

“Se trata de hacer del desplazamiento una parte esencial del viaje”, afirma Iñaki. Con otros medios de transporte, “por ejemplo el autobús, el desplazamiento suele ser solo un medio para llegar a un lugar”, explica.

Los integrantes de Pedalibre cargan su equipaje en la bici y se lanzan a pedalear por caminos y carreteras secundarias con poco tráfico. Merendar en el campo, disfrutar del paisaje y visitar los pueblos que encuentren a su paso suelen ser las actividades más habituales en sus excursiones.

Aunque cada escapada es distinta. Depende de las ideas que aporten los miembros de la expedición. El viaje puede durar “un fin de semana, unos días o alargarse”, cuenta Iñaki.

Disfrutar de la naturaleza dando pedales se convierte en una alternativa más para pasar unos días libres. Aunque hay quienes llevan la afición por el ciclismo y la conciencia medioambiental a su máxima expresión.

La empresa Organic Bikes comercializa bicicletas hechas de bambú y botellas de agua biodegradables además de ropa de ciclista y accesorios orgánicos.

Materiales sostenibles que convierten al ciclismo en una actividad todavía más respetuosa con el medioambiente.

http://verde.latam.msn.com/conciencia-ecol%C3%B3gica-sobre-ruedas

 

Denuncia de El Espectador desata investigación a directora jurídica de la UAESP

Por: Elespectador.com

Personería, Contraloría y Oficina del Zar anticorrupción iniciarán el proceso en contra de Catalina Franco por licitación de Doña Juana.

La directora de la Unidad Administrativa Especializada de Servicios Públicos UAESP, Victoria Eugenia Virviescas,  dio traslado a la Personería Distrital, la Contraloría de Bogotá y la Oficina del Zar anticorrupción un oficio que permitirá iniciar, de manera inmediata, las investigaciones pertinentes para determinar si la directora jurídica, Catalina Franco, cometió alguna irregularidad.

“Los organismos de control deben iniciar la investigación disciplinaria del caso y la UAESP estará dispuesta a ceñirse a los resultados de esas averiguaciones”, aseguró la directora Virviescas.En aras de la transparencia, la veracidad y el debido proceso, y hasta no conocer el fallo de los organismos de control y vigilancia, la UAESP no tomará acciones sancionatorias contra la funcionaria pública.

http://www.elespectador.com/noticias/bogota/articulo159604-denuncia-de-el-espectador-desata-investigacion-directora-juridica-de- 

 ‘Acta de licitación del relleno sanitario Doña Juana no se falsificó’

 Por: REDACCIÓN BOGOTÁ | 9:27 p.m. | 05 de Abril del 2011

 

Miriam Martinez directora de Uaesp

Miriam Margoth Martínez, con su abogado, en la audiencia de la Procuraduría.

Así lo afirmó la directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp).

Miriam Margoth Martínez declaró que el acta de adjudicación de la polémica licitación del relleno sanitario Doña Juana “no se falsificó, ni hubo intención de poner ahí una cosa que no pasó”.

La funcionaria, al responder en una audiencia pública de la Procuraduría General, por presuntas irregularidades en la adjudicación de esa contratación, sostuvo que, al contrario de lo señalado por el organismo, “sí hubo evaluación y verificación de la oferta económica presentada por la única firma habilitada en el proceso” (Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana).

“El sobre con la oferta económica de la firma habilitada fue el único que se abrió, porque así estaba contemplado en el pliego de condiciones”, argumentó Martínez.

El procurador cuarto delegado para el Consejo de Estado, Francisco Manuel Salazar, citó a Martínez y a los integrantes del comité evaluador de la licitación (incluidos dos asesores externos), por haber incurrido presuntamente “en falta gravísima, al consignar en el acta de adjudicación algo diferente a lo ocurrido”, y no permitir que las firmas perdedoras intervinieran cinco minutos para hacer observaciones al proceso. 

Después de dos días de audiencia, en la que se presentaron videos de esa licitación y funcionarios directivos de la Uaesp hicieron sus descargos, el procurador Salazar dijo que los asesores externos, cuando firman un contrato con entidades oficiales, responden también ante ese organismo.

Salazar ordenó nuevas pruebas sobre la licitación y citó a otra sesión para el próximo lunes, cuando se oirán a los asesores externos y a otros testigos de esa adjudicación.

Relleno Doña Juana afecta salud de habitantes cercanos

Por: María Camila Peña

Un estudio de la Universidad del Valle así lo sostiene.

El relleno sanitario Doña JuanaEl relleno sanitario Doña Juana, al sur de la ciudad, recibe diariamente 630 toneladas de basura.

Las suposiciones de los vecinos del relleno Doña Juana fueron confirmadas por los investigadores de la Universidad del Valle. Fabián Méndez, médico epidemiológico, profesor de la Escuela de Salud Pública y director del estudio que evaluó la influencia del relleno en la población cercana, les informó en la tarde del jueves a los habitantes de los barrios Mochuelo Alto y Mochuelo Bajo que el aire que respiran desde hace más de 20 años contiene partículas de PM10, Benceno y Xileno.

 Los vecinos quedaron en silencio. En el auditorio de la escuela Mochuelo Alto los habitantes se miraban confundidos. No entendían qué quería decir el doctor con las estadísticas y los números que se proyectaban en la pared.

 Entre los asistentes comenzaron los rumores. Luz Marina Urrego, reconocida entre la comunidad por ser una de las madres comunitarias del barrio, decía que el relleno tenía tantos efectos negativos, que desde que se fue a vivir a la zona comenzaron sus problemas de asma. Un antiguo funcionario del relleno le atribuía la infección que invadía medio lado de su rostro a las 630 toneladas que se depositan diariamente en Doña Juana y un grupo de mujeres hablaban de los constantes problemas respiratorios de sus pequeños hijos.

El doctor Méndez le explicó a la comunidad que entre mayo de 2005 y enero de 2006 la Universidad del Valle, contratada por el Distrito y Proactiva, el consorcio que maneja el relleno, realizó una serie de muestras en las que se tomó como referente la población más cercana al relleno y un grupo de habitantes con condiciones similares a las de una “zona de control”, con el objetivo de comparar los resultados . El estudio estuvo enfocado principalmente a niños entre cero y tres años, uno y cinco años y adultos mayores de 50.

En cuanto a la calidad del aire se concluyó que tanto las cantidades de PM10, partículas invisibles que en grandes cantidades pueden llegar a inflamar los bronquios, como de Benceno, un gas incoloro que causa convulsiones, alteraciones del ritmo cardíaco y hasta leucemia, superaron la norma local en un 75% de las muestras. “Pudimos identificar que las personas mayores de 50 años, que viven más cerca de Doña Juana, presentaron una disminución en su capacidad respiratoria durante los seis meses del estudio”, dijo Méndez.

La investigación estableció que los niños que viven en esta zona presentan un peso y talla por debajo de lo normal y que son más vulnerables a ser afectados por enfermedades respiratorias como ataques de pecho, ojos rojos y llorosos y disfonía. Mientras los funcionarios de la Secretaría de Salud intentaban explicarle a la comunidad que esto era además consecuencia


de los bajos niveles de alimentación y de la contaminación producida por las 46 ladrilleras que funcionan en la zona, Néstor Morales, profesor de tercero de primaria de la escuela distrital del barrio, aseguraba que diariamente faltan a clases cerca de cuatro o cinco niños de su salón por síntomas como vómito, mareos y problemas respiratorios.

En la medida en que avanzaba la tarde, los asistentes estaban cada vez más inconformes con los resultados del informe. No entendían por qué si el estudio había finalizado en 2006 y se habían identificado los efectos negativos del relleno en su salud, solamente  tres años después los ponían al tanto de los resultados. Las moscas no dejaban de revolotear en el salón y los mayores, con sus voces roncas, alegaban que todo era culpa de “La Juana”. “Es que además de las infecciones, el relleno afecta nuestros cultivos, la tierra se ha vuelto infértil, las moscas se comen las hojas de las matas de papa y el ganado se enferma”, protestaba Sofía Muñoz.

Patricia Álvarez, miembro del equipo de la Universidad de Antioquia que revisó el estudio, tomó la palabra. Recalcó la eficacia del diseño epidemiológico realizado por los investigadores del Valle y aseguró que debe quedar abierta la discusión sobre cuáles son las causas reales de los efectos en la salud de los habitantes.

Por su parte, los funcionarios de la Secretaría de Salud argumentaban que la investigación no había sido divulgada antes, porque primero se debían confirmar los resultados. “Lo curioso de esta reunión es que no se hace énfasis en los efectos cancerígenos del relleno. El Distrito debería prestarles más atención a las enfermedades crónicas que está padeciendo la comunidad”, decía Benjamín Morales, uno de los líderes de Mochuelo Bajo.

Con sorpresa, Raúl Castillejo, gerente de Proactiva, recibía los resultados del estudio. “Nosotros operamos 18 rellenos en toda América Latina y es en el primero donde se presentan estos problemas”, aclaró.

 Al final de la tarde los habitantes le pidieron a la administración un nuevo encuentro para profundizar en los resultados de la investigación. Se programaron tres talleres que comenzarán desde abril, y según Viviana Virviescas, directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos, las diferentes entidades del Distrito trabajarán unidas para que se vigile y se tomen acciones frente a los resultados de la investigación.

http://www.elespectador.com/impreso/bogota/articuloimpreso124894-relleno-dona-juana-afecta-salud-de-habitantes-cercanos 

Esta es la nueva cara del relleno Doña Juana

Por: LUCEVÍN GÓMEZ E. | 7:18 p.m. |

Las 6.200 toneladas de basuras que a diario se llevan, ya no lucen como una montaña de escombros.

El relleno sanitario Doña Juana ya no fastidia con sus malos olores, ni sus basuras se ven desparramadas en una montaña, con plásticos negros o verdes, algunos rotos o levantados por el viento. 

Quienes hoy entran a esos terrenos tampoco tienen que espantar las fastidiosas legiones de moscas que, hasta diciembre pasado, crecían sin control. Hasta los perros salvajes, que se alimentaban entre esos desperdicios, parecen espantados. Como las moscas.

Son algunos efectos de la transformación que ha tenido la disposición de basuras en ese lugar, con el nuevo operador Centro de Gerenciamiento de Residuos Doña Juana (CGR). Se podría decir, en términos coloquiales, que a Doña Juana le cambiaron la forma de hacerle el relleno con las basuras. Así le mejoraron la cara. 

Antes, los operadores, una vez recibían los residuos, los extendían con un buldózer y formaban montañas de basuras que, luego, cubrían con plásticos, por varios meses, a la espera de una compactación natural. Luego sí se tapaban, técnicamente, con tierra procesada. Incluso, el año pasado, cerca de 102.000 metros cuadrados repletos de toneladas de desperdicios quedaron por casi un año descubiertos, contaron operarios del relleno. Eso llevó a que las ratas y las moscas se tomaran las casas vecinas, en barrios como Mochuelo Alto, y que las denuncias por esos hechos no cesaran ante las autoridades. 

Ahora, la firma CGR -que entró como operador en octubre del 2010 y firmó el contrato definitivo el pasado 16 de diciembre- usa otra técnica para almacenar los residuos. 

El representante legal de CGR, Júlio César dos Santos, explicó que “se está haciendo ingeniería con la basura, dispuesta en terrazas, de abajo hacia arriba. Una vez los camiones descargan los residuos, con máquinas se disponen, compactan y se cubren rápidamente con arcilla”. 

Por eso, la imagen que hoy se ve allí son las de unas colinas y planicies de arcilla, en las que hay dos frentes de trabajo para agilizar la entrada de los 850 carros que descargan 6.200 toneladas diarias de residuos y donde la única basura que queda descubierta es la que han dejado pocas horas antes, la del día. 

De esa basura se extrae biogás, pero CGR viene estudiando la posibilidad, también, de que un 20 por ciento de esos residuos -según lo fija el contrato firmado con el Distrito- se pueda aprovechar para generar energía o biodiésel para la flota de TransMilenio. De esta forma, se alargaría la vida útil de Doña Juana, que por ahora la tiene hasta el 2017. 

http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-8850424.html 

 Relleno Sanitario De Doña Juana Podrá Funcionar Hasta El Año 2013

La Corporación Autónoma Regional amplió la licencia ambiental que evita una emergencia sanitaria por falta de un sitio para disponer las 6.000 toneladas de residuos que producen los bogotanos.

La CAR de Cundinamarca aprobó, a través de la Resolución 2211 del 22 de octubre, la modificación de la licencia ambiental, con lo que la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) puede usar otras 40 hectáreas para el depósito de residuos sólidos. El director de la Red de Veeduría Ciudadana, Alberto Contreras, quien fue notificado hace dos semanas por la CAR, dijo que en audiencia pública serán informados los vecinos de Doña Juana. La resolución, que fue conocida por EL TIEMPO, aún no ha sido divulgada oficialmente por la Secretaría del Hábitat ni la CAR. Contreras agregó además que la Red hará la veeduría para que el Distrito cumpla con las exigencias ambientales y sanitarias dispuestas por la CAR. El relleno solo tenía capacidad para recibir basuras hasta marzo del próximo año y la adaptación de los nuevos terrenos requería un mínimo de cinco meses. La CAR condicionó la aprobación de un área adicional para el relleno al cumplimiento de varios requisitos. Uno de ellos es la realización de un inventario de los árboles que se encuentran en la zona que será utilizada para disponer basuras y el traslado de los que requieran nueva localización. El Distrito se obliga también a cubrir las basuras con material sintético y a realizar un “programa de cuantificación de vectores y de erradicación”. Esto a raíz de las frecuentes quejas, sobre todo de los habitantes de Mochuelo Alto y Bajo, por los fuertes olores y los mosquitos y las ratas generados por el relleno. De igual forma, la CAR le exigió a la Uaesp un plan de “restauración paisajística” y que defina una “zona de contingencia”, para el manejo de posibles emergencias. La ampliación de la vida útil del relleno sanitario permitirá disponer 9,3 millones de toneladas de residuos adicionales, que se suman a los 38 millones de toneladas que se han depositado durante los 19 años que tiene de operación.

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4658152